El Hosquillo, naturaleza y legado.

IMG_20190209_151639~4Dice el refrán “A quien madruga, Dios le ayuda”. Que verdad tan cierta en este caso. Ya llevábamos tiempo con ganas de visitar este precioso lugar y de verdad que no nos ha defraudado ni lo más mínimo. El Parque Experimental El Hosquillo, es un lugar digno de ver, naturaleza en estado puro en un lugar que tiene como propósito la recuperación de la fauna autóctona de la Serranía de Cuenca y en general de la Península Ibérica.

Hemos salido temprano, muy temprano, es una lástima decirlo, pero todo lo relacionado con la serranía y naturaleza nos conlleva dos horas de viaje. Esta vez hemos madrugado más que el astro Sol. Sabemos de todas formas, que los animales están más activos a primera hora de la mañana y seguramente disfrutaríamos más de la visita. Nos dirigimos al parque y llegamos antes de lo previsto, la verdad cosa rara para nosotros.

Al llegar, los monitores del parque, siempre muy agradables y simpáticos, nos conducen durante 4 km. al centro del parque en coche.

Al bajar, primera sorpresa, una familia de ciervos y muflones, campan a sus anchas por todo el parque, se acercan a nosotros sin ningún pudor y aunque debido a la maldita pandemia no se permite tocarlos, están muy cerca de nosotros, diría que dos de ellos han formado parte del grupo como si de dos visitantes más se tratase. Son irrecuperables según nos cuenta el monitor para dejarlos libres, debido a que proceden de cazadores furtivos y personas que los compran en el mercado negro de pequeños y luego son “cazados” por las autoridades. Los cervatillos son literalmente preciosos, cual bambi de película, pero también más asustadizos.

Después nos dirijimos al museo donde hemos visto las atrocidades del ser humano.. Es una gran verdad que somos literalmente el “virus” de este planeta y que no respetamos lo que tenemos. Muy bien explicado por parte del monitor cada historia de lobos, osos, ciervos, muflones y linces que por suerte y gracias al agresivo plan de repoblación nacional alcanzan ya cerca de 1000 ejemplares en la península.

Después hemos pasado por la zona de los jabalíes, allí nos sorprende “Manolo” el dicharachero, un joven macho de ciervo muy alegre y un poco revoltoso que quiere unirse al grupo. En el centro de interpretación hemos disfrutado de las sorprendentes anécdotas y características de algunos pequeños animales del entorno.

Para finalizar subimos a la zona de los osos, en cautividad, sorprendentes, imponentes, a vista de buitre, pues su cautividad está situada cerca de la cascada en el rincón del buitre.

Recomendable después de la visita al parque, la subida al Mirador peña del Reloj, donde podremos disfrutar de una maravillosa vista de todo el valle Hosquillo. La parada para comer en cualquier lugar, rincón o camino de la zona es obligatoria para terminar de disfrutar de todo el entorno de la Serranía de Cuenca.

Es encomiable el trabajo de todos los que cuidan de estos lugares, y luchan porque se mantenga y en algunos casos se recupere la gran fauna y flora que tenemos en este nuestro bello país.

Puedes ver algunas capturas de la zona en estas instantáneas.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s