En tiempo de guerra…

TierraMucho se ha escrito ya, y se escribirá sobre la pandemia del siglo XXI, debido al exceso de medios de comunicación que tenemos en la actualidad y a la digitalización de la especie humana, que sin entrar en grandes polémicas, diré que juega a ser Dios y no es nada descabellado que en uno de esos desvaríos se le escape esa evolución que con tanto ímpetu busca sin tener en cuenta el poder de la madre naturaleza.

En breve hará ya dos meses que estamos de confinamiento debido a Covid-19. El planeta está en tiempo de guerra contra el ser humano,  y no es que nuestro anfitrión sea precisamente el culpable…

Hemos descubierto en menos tiempo del que tarda un colibrí en aletear, lo frágiles que somos ante las fuerzas naturales, y lo poco que sirve todo nuestro desarrollo evolutivo ante una enfermedad, que puede diezmar si fuese más mortal, la población mundial en cuestión de pocos meses.

Ahora bien, que nadie piense que somos imprescindibles aquí. Ha bastado un pequeño confinamiento mundial, para ver como el planeta mejora sin nuestra masiva presencia, como los animales vuelven a campar los lugares que hacía unos días eran inaccesibles para ellos, como la atmósfera después de sufrir durante años nuestro exceso de gases invernadero y demás contaminación se limpia sin esfuerzo alguno, como la vegetación brilla en todo su esplendor gracias a la mejora en la calidad del aire que recibe. Me ha hecho gracia oir siempre a los políticos, empresas y expertos de todo el mundo que estamos al borde del no retorno en el asunto del cambio climático, puedes hacer cuentas de lo que voy a exponer. Es solo una pequeña idea, pero si lo piensas detenidamente, es posible que tengas otro punto de vista sobre el “calentamiento global” y las medidas con las que nos bombardean a diario que deberíamos tomar.

Hoy podemos comprobar, como el teletrabajo forma parte indispensable diaria en nuestro día a día. El cambio sería tan sencillo como iniciar esta medida. Puedes contar los miles de oficinas que hay en todo el mundo, puedes calcular el ahorro en desplazamientos, consumo de combustible, y todos los gastos relacionados con la automoción, los desplazamientos, las dietas de empresa, la restauración y otros muchas más que esto conlleva, y la contaminación como primer condicionante.

Pero ahora, expongamos los intereses de la parte opuesta del capitalismo, sin entrar en políticas u otros condicionantes. Miles de gasolineras cerrarían, es posible que el consumo de combustible mundial llegara a caer un 30% o un 40%, miles de restaurantes cerrarían debido a que esos empleados comerán en sus hogares, comedores infantiles, zonas de ocio, grandes tiendas textiles, dado que no tendríamos la necesidad de tanta ropa, incluso empresas de alimentación por el aumento de las recetas caseras, y así un largo etcétera de miles de negocios, costes y por ende contaminación humana asociada solo al teletrabajo.

Este es solo un ejemplo de que podemos ser capaces de cambiar el curso del planeta en muy corto periodo de tiempo si nos lo proponemos, y han de ser los grandes entes del poder político-económico los que deben tomar las medidas para que ello ocurra, cosa que hasta ahora no se ha visto en ningún momento. Si no, la madre naturaleza, golpe a golpe nos hará ver la triste realidad de nuestra existencia… que estamos aquí de paso y no le hacemos falta para nada… La especie humana necesita un reset urgente, será duro, y muchos de los que estamos aquí ahora es posible que nos vayamos, pero lo que está claro es que no podemos seguir siendo el principal virus que está haciendo morir a este bello planeta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s