Un verano singular

Valga decir que este fue un verano singular. Si bien el Rey Sol no nos permite realizar las rutas que quisieramos, este año pasado se portó bien y el verano fue más “suave” que en años anteriores.

Ya hemos entrado en otoño, las vacaciones, el trabajo y la preparación de algunos asuntos nos ha retrasado en la finalización de la que podemos denominar hasta el momento, la ruta más vistosa, salvaje y desconocida en su trayecto que habíamos hecho hasta el momento. Visitamos el pueblo más bonito de España en este 2018, Valverde de los Arroyos, situado en la provincia de Guadalajara en Castilla la Mancha, tierra del Quijote.

Nos transportamos a una época de arquitectura negra, en este tiempo las casas son de piedra pizarra, entremezcladas con la naturaleza. En el centro del pueblo se divisa la plaza y un curioso pino, más alto casi que la torre de la iglesia, pelado hasta su copa, que alberga seguro algún menester para los valientes en las fiestas.

Cerca del pueblo se encuentran las Chorreras de Despeñalagua, donde hemos dedicido ir en esta ruta, solo que esta vez cambiaremos el trayecto, para descubrir qué secretos albergan estos parajes.

Nos adentramos en pleno bosque después de atravesar el pueblo, intentando seguir el cauce de un río que por lo que nos indica el mapa nos llevara al destino elegido. Verde cesped en muchas zonas del trayecto, temperatura agradable de Junio. El camino se muestra muy interesante el riachuelo va dibujando la ruta con sus curvas y desniveles.

Después de algunos metros, el trayecto se endurece, la ladera del rio se vuelve salvaje y hemos de improvisar el camino atravesando de orilla a orilla mientras vamos ascendiendo hasta el punto de destino. Pequeñas cascadas, rápidos y escaleras naturales embellecen cada vez más el entorno, en algunos puntos hemos de practicar una iniciación a la escalada, puesto que no hay camino que rodee los cortados con los que nos encontramos.

Al finalizar la subida, llegamos a un claro, donde empieza a predominar la roca. Escarpada, como si el agua la hubiera ido afinando para los escaladores, otra vez el imperativo de alcanzar un punto más alto nos hace usar nuestras manos para agarrarnos cual gatos a cada rendija. Alcanzada la cima, divisamos muy cerca la gran cascada de las chocherras de Despeñalagua.

A partir de este punto empezamos a ver más curiosos que se han ido acercando a visitar el bello paisaje por la ruta fácil, que luego tomaremos para volver a Valverde de los Arroyos.

Hemos quedado impresionados con el paisaje, las chocherras son enormes, la caida del agua a través de la roca, durante 70 metros, hace empequeñecer a cualquiera. El agua cristalina se mezcla con la vegetación y todo alrededor está húmedo. Aprovechamos para parar a comer, un poco tarde dada la dificultad del primer tramo de la ruta, y continuamos la vuelta por el otro lado hacia el pueblo, que al llegar la tarde se llena de turistas.

Hemos disfrutado al máximo de esta ruta, sin lugar a dudas, la más salvaje que podemos describir hasta el momento en estas líneas, y nos queda el misterio de saber como sería esta ruta durante el invierno, y que habrá en el nacimiento de la cascada.

En otro momento del año partiremos de nuevo a Valverde de los Arroyos, para quitarnos la curiosidad y descubrirte nuevos caminos de este maravilloso paraje.

Puedes disfrutar de algunas de las instantaneas aquí y seguir el detalle de nuestra ruta en wikiloc.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s