Otoño en estado puro…

Tejeranegra (27)En esta ocasión hemos planificado un par de rutas para disfrutar del otoño en estado puro, aunque nos queda la duda de si el tiempo habrá hecho enrojecer las hojas allá donde vamos.

Hemos decidido realizar dos rutas por sendos hayedos en la provincia de Guadalajara. Empezaremos por El Hayedo de Tejera Negra y unos días después finalizaremos en El Hayedo de Pedrosa, su hermano menor pero no por eso menos conocido. Ya habíamos realizado la primera ruta en invierno y los paisajes eran impresionantes. 

Empezamos la ruta desde el aparcamiento de Tejera Negra y continuamos la bajada hasta el río, el ganado observa tranquilo a los visitantes, ya está acostumbrado debido al auge del turismo rural. Después de pasar el río, mucho más seco que en invierno, empezamos el primer ascenso. El paisaje no ha cambiado mucho, y nos atreveríamos a decir que, de momento, el invierno deja mejores fotos. Luego podrás comprobar las diferencias, puesto que aprovecharemos esta entrada para subir instantáneas de ambas temporadas.

Después de unas cuantas subidas y bajadas llegamos a la mitad del camino. En este punto ya empieza a aparecer el otoño, con sus variados anaranjados y rojos, que tiñe la hoja caída en el camino. Las vistas son espléndidas y el día muy despejado, casi con calor en algunos momentos dada la dureza en algunas subidas. Pasado el mediodía empezamos la vuelta, el bosque se embellece, aunque el río que bajaba desde la sierra está prácticamente seco debido al verano que cada vez más, alarga sus garras para llevarse todo a su paso. Hay una zona perfecta para visitar con niños y realizar una ruta corta empezando desde un parking que hay (previa cita, visitar web Hayedo Tejera negra) y terminando de nuevo en el parking para repostar del manantial de agua-vida que tenemos allí mismo. Dado que la tarde nos alcanza en el camino, decidimos la vuelta por todo el valle del río hasta llegar de nuevo al aparcamiento.

Empieza un nuevo día de camino esta vez al Hayedo de Pedrosa, que según nos muestra el satélite parece más pequeño pero más frondoso. Hemos empezado la ruta en Riofrío de Riaza, por recomendación de un amigo que frecuenta este lugar. Esta vez si, el tiempo frío acompaña y los rojos y naranjas se mezclan entre sí para ofrecernos unas vistas maravillosas. A decir verdad podemos decir que el hermano pequeño no tiene nada que envidiar.

Seguimos la carretera que bordea el pantano de Riofrío y ya se empiezan a divisar los confines del valle que atravesaremos para subir a uno de los puntos altos de esta sierra.

Nos adentramos en el bosque, salvaje, hermoso, lleno de vida. Musgos y hojas, pequeñas setas, riachuelos que cruzan el camino, adornan este bello paisaje en el que la vista se pierde intentando capturar cada momento, cada imagen, cada rayo de sol entre las ramas entrelazadas. Llegamos a un viejo puente de madera que cruza un riachuelo, parece de película, hecho con los mismos troncos que crecieron en esta tierra, irregular, quebradizo.

Seguimos ascendiendo por laderas cubiertas por un manto hojas ocres, rojas, naranjas, que acompañan al verde intenso, vivo, del musgo que se apega al tronco blanco de los árboles que aquí habitan. Piedras negras nos guían el camino.

Al mediodía hacemos una parada, la subida ha sido dura y todavía queda un poco para llegar al punto alto. Las vistas son espectaculares, las nubes se acuestan en la tierra y podemos divisar todo el paisaje con el pantano y el pueblo de fondo. Después de un aperitivo continuamos el camino y se empiezan a divisar pequeños costrones de nieve, de hielo.

Alcanzada la cima, la foto de la victoria es obligatoria, podemos decir que hasta el momento, es el ascenso más duro que han sufrido nuestras inexpertas piernas que acusan el cansancio más que en otras ocasiones. Hemos parado a reponer energía mientras unas rapaces nos divisan desde las alturas. Después, bajamos por el otro lado de la ladera hasta llegar de nuevo a la carretera inicial y volvemos a subir hasta el pueblo para terminar esta sorprendente caminata.

Allí en la plaza del pueblo descansamos un momento. Nos parece obligado reseñar la mala gestión del agua que hay en este país. En la misma plaza del pueblo corre una fuente sin parar con agua que suponemos que viene directamente de la sierra, pura, transparente. Es una pena que con la sequía padecemos, las autoridades no pongan más énfasis en gestionar estos recursos que cerca de nuestras sierras y valles hay con tanta abundancia…

Aquí puedes descargarte la ruta del Hayedo de Tejera Negra y la ruta del Hayedo de Pedrosa, y visitar nuestra galería para disfrutar de las instantáneas que hicimos de ambas rutas.

 


One response to “Otoño en estado puro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s