La primera prueba…

Empieza nuestro periplo en pleno Junio, un día soleado y caluroso, como no podía ser de otra forma en la extrema meteorología que caracteriza a esta zona.

La ruta elegida esta vez y como primer paso es fácil en cuanto a dificultad, aunque hemos preferido unir dos, y por eso empezaremos en La Jarosa cerca del embalse más pequeño de la comunidad de Madrid. Avanzamos a través de la pista asfaltada en ocasiones, otras campo a través… Hay indicaciones de la ruta que a veces no seguimos, puesto que nos desviamos del camino para visualizar con más detalle el maravilloso paisaje que esconde este lugar.

Aunque aquí es uno de los meses más calurosos del año, todo está lleno de pequeños riachuelos, arroyuelos y caminos de agua que brotan de la mismísima tierra y hacen emerger buscando el sol a gran cantidad de flores y plantas que son visitadas a menudo por estos pequeños animales que tienen una de las sociedades más organizadas del mundo animal… las abejas.

Llegando al mediodía hemos caminado ya unos 9 Km y decidimos parar a reponer fuerzas. Es de sobra conocido, que después de una buena caminata en un paraje como este, la comida sabe mucho mejor, un bocado de jamón, tomates de la tierra y fruta de temporada serán nuestros aliados para poder seguir el camino, ya adentrándonos en la ruta del agua, que nos guiará durante todo el camino con uno de los tres pequeños ríos que alimentan al pantano, Guatel, La Jarosa y el arroyo de las Cerradillas. Durante la parada oímos con gran asombro un pico pica-pinos, y es impresionante escuchar como suena el golpe que este pequeño pájaro da con su pico al árbol para romper su madera.

Después de perdernos un poco del trayecto marcado….¡¡¡Es nuestra primera prueba!!! divisamos a lo lejos la Cruz de los Caídos, imponente monumento entre la vegetación que seguro visitaremos en un futuro próximo. Descendemos ya hacia el pantano refrescándonos con el agua fresca del riachuelo, en el camino nos encontramos con un pequeño pero largo muro de piedra, que limita una gran finca y una de las ermitas de la zona. Allí mismo paramos a refrescar los pies tranquilamente para proseguir después hasta el final. Vamos comentando que aunque hemos encontrado poca gente por el lugar, que pueda espantar a la fauna autóctona, no hemos visto ningún ejemplar de los grandes herbívoros que habitan por aquí y ya nos estamos acercando al final del trayecto.

Cual es nuestra sorpresa!!! A paso cambiado nos está vigilando desde lo alto de un pedregal un ejemplar de ciervo, precioso, muy joven puesto que todavía no tiene cornamenta (o es una hembra), como si nos hubiera oído en ese momento y apareciendo de repente nos dijera…aquí estoy. Parado por unos segundos, esperando ser fotografiado en todo su esplendor, se le agota la paciencia al ver que vamos a desaprovechar esa oportunidad que ya habíamos dado por perdida, puesto que no tenemos los equipos de fotografía preparados y la torpeza propia del primer día nos quita la mejor foto del día…

Llegamos ya al pantano de La Jarosa, paseamos por su maravillosa orilla y disfrutamos del atardecer antes de retomar el viaje de vuelta. Dejamos en nuestra galería unas capturas de nuestro primer viaje, que iremos mejorando a medida que la experiencia nos permita aprender los secretos del senderismo…

Puedes ver algunas imágenes en nuestra galería!!!


One response to “La primera prueba…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s